lunes, 12 de enero de 2009

Con cada nueva herida

No eres la primera ni serás la última,
y sobreviviré a no tenerte.
No serás más que una nueva herida,
una de tantas.
El dolor se torna llevadero
cuando en la consecución del sufrimiento
uno se acostumbra a él.
Ya no espero la felicidad,

ni tan siquiera la deseo;
no se hizo para mí.
A veces la veo como una pasajera errante
que acrecienta mi angustia cuando, tras paladearla,
se aleja con burlona apatía.
Y tras recaer en uno de estos encuentro,
sólo me consuela saber
que la desesperación apenas dura un instante.


Texto: Ángel Vela (palabras)


Ilustración: José Manuel Nogales

1 comentario:

splendid dijo...
Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.